jueves, 30 de julio de 2015

60 días para desintoxicar, alcalinizar y regenerar por Ángela Fuertes






Crédito:
Relacionado:







“El TISA es parte de una ofensiva global del capital”



30 julio 2015  

Antonio Elías, director del Instituto de Estudios Sindicales Universindo Rodríguez (INESUR) de la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) de Uruguay se refirió al contexto geopolítico en el que se inserta el Acuerdo sobre Comercialización de Servicios (TISA) y su relación con otros tratados de comercio internacional impulsados por Estados Unidos.
Destacó, además, la amenaza que representa para los trabajadores en la medida en que su cláusulas habilitan la violación de derechos laborales reconocidos por la OIT.
 



TISA: amenazante secreto ofensivo

Una serie de acuerdos se avecinan en estos tiempos, entre los que destacan: Transatlántico para el Comercio y la Inversión (conocido como TTIP), negociado en secreto entre Estados Unidos y la Unión Europea; Trans-Pacífico de Asociación Económica (en inglés, TPP), que tratan Australia, Brunei, Chile, Estados Unidos, Japón, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Vietnam, Canadá y México, y el de comercio de servicios (TISA), que redactan 51 países y del que se conocen generalidades tales como que promueve la liberalización internacional de banca y transporte, además de la apertura de servicios de salud y telecomunicaciones.
La discusión de las reglas de este acuerdo se enfocan -en la actualidad- al comercio de servicios que prestan ahora los gobiernos, según la red Internacional de Servicios Públicos (PSI), con sede en París. Esta organización procura el seguimiento de los puntos de coincidencia de normas aprobadas que en secreto adoptan las delegaciones.
Los representantes de los gobiernos que discuten esas regulaciones presentan el acuerdo como impulsor de economías y anuncian que en el tercer cuatrimestre del 2015 tendrán un borrador para firma, acorde con las pretensiones y propósitos que se han fijado -de entre los redactores- los estados que cobijan a las empresas que detentan dos terceras partes del comercio mundial del ramo.
Para la consecución de sus fines, los redactores realizan una renovación normativa que preserva derechos del capital y empresas transnacionales, generando un desnivel jurídico que deja en indefensión a las mayorías al minimizar el papel de los estados, lo que se hace evidente al atropellar toda forma en funciones de democracia participativa, representativa y sus instrumentos, como el plebiscito o, en otros casos, la revocación de mandatos. Ese nuevo perfil que se pretende dar a la filosofía y práctica del Estado apunta a beneficiar a los grupos económicos al sumarles potestades en el terreno mundial hasta convertirlos en semi-inmunes.
Todos los acuerdos y tratados sobre los que se debate -y la redacción conocida de las normas del TISA así lo establecen- contemplan cuestiones esenciales de la vida cotidiana y nuestra existencia: empleo, transporte, comunicación, historias clínicas, servicios legales, subvenciones, educación, salud, residuos, agua, distribución de energía, comercio digital y, además, conllevan la casi total desregulación de los mercados financieros.
Las reglas del acuerdo también consideran reformas que acotan y coartan derechos de los trabajadores al tiempo que disminuyen las obligaciones de quienes ofrecen seguridad y privacidad en el manejo de los datos que trasmiten a través de circuitos informáticos.
En lo referido a servicios financieros, la profesora Jane Kelsey, de la Facultad de Derecho de la Universidad de Auckland, indica que de los gobiernos que suscriban los acuerdos del TISA, “se espera que, para fijar y ampliar sus actuales niveles de desregulación financiera, pierdan el derecho a exigir datos para la Hacienda local, experimenten presiones de cara a la autorización de productos de seguros potencialmente tóxicos y se arriesguen a ser denunciados si adoptan medidas para prevenir o responder a otras crisis “.
Las reglas del TISA contienen ciertas cláusulas que los firmantes se obligan a mantenerlas en secreto por cinco años después de signado el acuerdo, lo que da paso a algo que entra en la categoría, en principio, de gobierno supranacional.
No parece demasiado difícil descubrir las finalidades de un tratado de este tipo: de lo que se trata es de controlar y cercenar la libertad legislativa de estados, e instituciones públicas en general, ante cualquier tipo de regulación que entorpezca los emprendimientos trasnacionales de servicios. A vía de ejemplo las reglas que se redactan obligan a los gobiernos a informar a sus pares acerca de los proyectos que quieran poner en práctica -equivalente a informar a los inversores, presentes o futuros-. Desde otra ángulo: los estados exhibirán a otros estados miembros los planes de su normatividad interior y esperarán que se cotejen para establecer si son acordes con lo aprobado por el TISA. Los comentarios surgieron de inmediato: “Un traje a la medida para las corporaciones y las grandes economías.” “Un nuevo mecanismo para moldear mercados y sus consumidores.”
Otras regulaciones que se proponen tienen relación con la extensión de convenciones contenidas en el Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS), de 1994, y por la Organización Mundial del Comercio (OMC) para ampliar el sistema multilateral para el sector de servicios. Uno más, y no menos trascendente, es que a la Coalición de Industrias de Servicios de Estados Unidos (CSI) se le preservan sus privilegios en las negociaciones comerciales a través del grupo www.teamtisa.org/index.php/about-team-tisa/coalition-members, donde se encuentran las corporaciones Microsoft, JP Morgan Chase, CHUBB, Deloitte, UPS, Google, Verizon, Walmart, Walt Disney e IBM, entre otras.
La formalización del TISA, por otra parte, tiene el apoyo de la Asociación de Mercados Financieros e Industria de Valores de EE.UU., la Cámara de Comercio de Estados Unidos, la Asociación Estadounidense de Seguros, Visa y Bloomberg Financial Information Services.
A pesar de las medidas publicitarias similares en varias geografías, que procuran introducir en la conciencia del público la falacia que servicio público equivale a fracaso y que únicamente las empresas privadas son gestores eficientes, no escapa a la comprensión que poner la economía y las finanzas en manos privadas impide que la sociedad se dé indispensables servicios públicos y que existan proyectos tendientes al equilibrio entre clases sociales. Las trasnacionales que imponen tratados, acuerdos y convenciones a los estados jamás están pensando en algo diferente a la tasa de su ganancia -en un camino que no pasa por ninguna redistribución equitativa de beneficios- aunque para ello deba privarse de derechos a una parte de la gente.
En términos de duda se puede preguntar si han habido empresas que demandaran a estados. La afirmación inmediata es sustentada en el reclamo incoado por la estadounidense Phillip Morris contra Uruguay, de 2 mil millones de dólares debido a los anuncios en las cajetillas de tabaco; Vattenfall contra Alemania por 3 mil 700 millones de dólares, por apagar sus centrales nucleares, o Lone Pina a Canadá por 250 millones de dólares canadienses ante la moratoria de “fracking” del gobierno de Quebec.
A ese cuestionamiento puede seguir otro: ¿hay sentencias de condena contra los estados? Ecuador fue sentenciado a pagar 2 mil 300 millones de dólares a Occidental Petroleum por la construcción de un pozo en el Amazonas, y Libia pagó 900 millones de dólares de ”beneficios perdidos” de un proyecto turístico en que se habían invertido 5 millones de dólares.
Sirvan los anteriores casos de alerta acerca de lo que puede sobrevenir con la aplicación del reglamento en cuestión.
Por último, como referencia de uno de los círculos de lo que comúnmente llamamos periferia (del mundo capitalista) evocaremos la carta del eurodiputado y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, a la Comisión Europea sobre la negociación del TISA: “¿Qué piensa la CE sobre los documentos publicados? ¿Cree la CE que este tratado atenta directamente contra los derechos fundamentales de los ciudadanos europeos y, sobre todo, atenta contra la soberanía nacional de los Estados miembro?”
Publicado en VOCES
Por Ruben Montedónico














El DOCTOR HAMER y el conflicto emocional causante del cáncer

Conferencia: Fundamentos de medicina Dr. Kremer y Dr. Hamer, 2009

2 entrevistas al Dr. Hamer emitidas en TVE en 1994 (también disponibles en youtube en dos series de 6 vídeos: aquí y aquí)

¿Por qué muchos desarrollan una enfermedad tan terrible como el cáncer?
¿Por qué unos enferman y otros no?
¿Se marcan nuestros conflictos en nuestro cerebro?
El doctor Ryke Geerd Hamer, creador de la Nueva Medicina Germánica, intenta evidenciar la relación enfermedad-conflicto, y las claves para entender su evolución y su posibilidad de sanación
(Artículo de la periodista Ana Sabater sobre el médico que revolucionó la oncología oficial)
El Dr. Ryke Geerd Hamer nació en Frisia (Alemania) en 1935, en el seno de una familia de pastores protestantes. En 1961, obtuvo el grado de Doctor en Medicina, trabajando durante varios años en clínicas universitarias de Tübingen y de Heidelberg, donde ejerció también la docencia. En 1972 el Dr. Hamer se especializó en medicina interna, y ejerció también en compañía de su esposa, la Dra. Sigrid Hamer, realizando investigaciones sobre la angiometría de los tumores cerebrales.
El Dr. Hamer recibió durante largos años el respeto y la admiración de sus colegas, y la estima de sus numerosos pacientes. Su carrera profesional e investigaciones, clásicas y ortodoxas, reforzaban día a día su posición de reputado especialista.
A las 3 de la madrugada del 18 de agosto de 1978, ante el pueblo de Cavallo (Córcega) y en el transcurso de una fiesta, un aristócrata italiano, el príncipe Alberto de Saboya, dispara contra Dirk Hamer, de 19 años, uno de los hijos del Dr. Hamer. Dirk Hamer fue trasladado todavía con vida a Munich, falleciendo cuatro meses después, el 7 de diciembre de 1978, en Heidelberg.
La trágica muerte de su hijo unida a las dificultades de la investigación judicial que se llevó a cabo, y al desarrollo de un complicado proceso posterior, afectan profundamente a la familia Hamer. El Dr. Hamer desarrolla al cabo de cuatro meses un cáncer de testículos, en tanto que su esposa, la Dra. Sigrid Hamer, recae consecutivamente en varias enfermedades cancerosas hasta fallecer, el 12 de abril de 1985, a causa de un infarto agudo de miocardio.
A partir de la muerte de su hijo y del desarrollo de los cánceres en él mismo y en su esposa, el Dr. Hamer inicia su investigación y emite la hipótesis de que tanto su cáncer como el de su mujer pueden estar relacionados con el brutal conflicto que vivieron en el más completo aislamiento, y que él percibió como un acontecimiento desencadenante de su enfermedad y la de su esposa. Creando así la Nueva Medicina Germánica que establece cinco leyes en las que se basa la evolución cancerígena.
La Nueva Medicina Germánica (NMG) puede resumirse en sus “Cinco Leyes Biológicas”:
1ª ley: Ley de hierro:
Las enfermedades graves se originan por un acontecimiento inesperado de gran intensidad que es además vivido en soledad. El contenido del “conflicto biológico” desencadenado por este choque determina la localización de un foco de actividad que aparece en el cerebro, y que se puede ver en un escáner en forma de un conjunto de circunferencias concéntricas, y en la localización correspondiente de la enfermedad en el cuerpo, es el llamado DHS (Síndrome de Dirk Hamer).
2ª ley: Carácter bifásico de las enfermedades: 
Un paciente que no haya resuelto su conflicto se encontrará en la primera fase, la de conflicto activo. Si consigue resolverlo, entra en la segunda fase, la de curación posterior a la resolución. Un conflicto inesperado o DHS interrumpe inmediatamente el ritmo normal día-noche, e inicia la fase activa del conflicto. El choque dispara el inicio de un Programa Biológico Especial y Significativo, que permite al organismo (psique, cerebro y órgano) incrementar el funcionamiento diario y enfocarse de lleno en contender con la situación imprevista. En algunos casos, puede ser preferible no resolver el conflicto sino reducir su intensidad a un nivel razonable, antes que afrontar la segunda fase.
(Pinchar 2 veces la imagen para ampliarla)
3ª ley: Sistema ontogenético de las enfermedades: 
La teoría estándar de las metástasis sugiere que las células cancerígenas de un tumor primario viajan a través del torrente sanguíneo o del sistema linfático a otras partes del cuerpo donde éstas producen un crecimiento canceroso en el nuevo sitio. De acuerdo a las Cinco Leyes Biológicas, los cánceres secundarios y terciarios no son el resultado de células cancerosas que migran, sino de un segundo o tercer DHS, frecuentemente iniciado por un choque en el momento del diagnóstico o del pronóstico, que pone al individuo en una situación total de pánico, causando un nuevo conflicto o, más aún, varios nuevos conflictos, llevándolo a presentar cánceres adicionales.
4ª ley: Sistema ontogenético de los microbios: 
Los microbios no causan las enfermedades sino que nuestro cuerpo los usa, siguiendo las instrucciones del cerebro, para optimizar la fase de curación, si están disponibles. En el momento de solución del conflicto, éstos reciben una señal del cerebro para comenzar a trabajar en la tarea que les fue asignada, causando la inflamación, como fase previa a la curación.
5ª ley: Quintaesencia: 
Cada par de enfermedades tal como ha quedado descrito es un “programa especial de la naturaleza con un sentido”, desarrollado a lo largo de la evolución para permitir a los organismos salir de su funcionamiento ordinario para lidiar con situaciones particulares de emergencia.

(Para mostrar los subtitulos, escoger el idioma en la casilla CC)
Todas las llamadas enfermedades tienen un significado biológico especial. Mientras antes considerábamos a la Madre Naturaleza como falible, y teníamos la audacia de creer que ésta constantemente comete errores y causa descomposturas (crecimientos cancerosos degenerativos, malignos y sin sentido, etc.), con esta perspectiva se entiende la realidad como una totalidad entretejida en la que se desencadena la enfermedad debido a una causa que nos ha creado un conflicto, y que necesitamos resolver para crecer espiritualmente. Entendiendo desde una perspectiva holística un universo humano de seres que reencarnan para aprender lecciones y liberar karma, para resolver situaciones y para aprender continuamente; y realmente hay pocas cosas que nos hagan aprender y cambiar más nuestra vida que la enfermedad.
El controvertido doctor Hamer no nos da una cura infalible contra el cáncer, sino una mirada hacia la relación enfermedad-conflicto. La aleja de los tratamientos convencionales que únicamente tienen en consideración una causa física de la enfermedad. Una explicación de un proceso en el que si se resuelve la causa emocional, el cuerpo será capaz de autosanarse.
En El Blog Alternativo: Otros artículos de Ana Sabater

Sitio oficial: Nueva Medicina Germánica
MÁS INFORMACIÓN:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

  https://buenasfrecuencias.com/         https://soundcloud.com/wackaloha-1/tracks Éstas son las frecuencias medicinales recomendadas por es...