sábado, 24 de septiembre de 2016

Videos like this “CURACIÓN CON SÍMBOLOS y AGUA-PRANEOHOM® - Layena Bassols Rheinfelder” - zdravv.ru



http://ismet.es/video/ver_video.php?idv=33&ev=shengirona@telefonica.net






"NO ES LA LUZ QUE ME ATRAE, ES LA SOMBRA QUE ME EMPUJA" (RESPUESTA A LA APOLOGÍA DE RIVERA POR SANGUINETTI)

Marcelo Marchese

26.09.2016

En su respuesta a Delgado Cultelli, presidente del Consejo de la Nación Charrúa, el político conservador más lúcido de los últimos treinta años se ampara en una buena dosis de verdades históricas y en cierta dosis de amnesia deliberada para arribar así a peregrinas conclusiones mientras ejecuta una loca danza donde pasa, alternativamente, de la luz a la sombra.

Primero argumenta que el sólo apellido de Delgado Cultelli alcanza para advertir que su sangre charrúa se encuentra muy lejana. Este argumento es flojo. Yo sospecho, sin conocer a Delgado Cultelli, que acaso tenga más sangre europea que charrúa o guaraní, pero el nombre aquí no prueba nada, habida cuenta que a los negros esclavos y a los indios esclavos se les encajó el nombre de sus propietarios. Por ese motivo Malcom X se rebautizó de esa manera enigmática.
Luego dice, "así como Artigas configura la nacionalidad, Rivera es la gran figura de la definición independiente de la República". Lo interesante de esta frase divida en dos afirmaciones es la enorme duda que genera en cuanto a averiguar cual afirmación tiene menos peso histórico. Nadie nunca podrá aclarar qué significa configurar la nacionalidad, pero en todo caso Artigas nada configuró y nada tuvo que ver con nuestra nacionalidad, salvo en cuanto a que un lobby de intelectuales en la década del 80 del siglo XIX, bajo el amparo de la dictadura de Santos, decidió erigirlo como padre de la patria a pesar de que Artigas era un caudillo federal que, por las razones que fuere, jamás aspiró a amputar la provincia oriental del resto de las provincias argentinas, es decir, a pesar de que su patria, y la de sus contemporáneos, era otra muy diferente. Ahora bien, en la definición independiente de la República muy poco tuvieron que ver Rivera, Lavalleja, Oribe o el cipayo de Trápani. La gran figura de la definición independiente de la República es un puesto que disputan Canning, Ponsonby y Pedro I y el documento que establece la creación de nuestraRepública independiente, es decir, nuestra amputación de la Argentina, está redactado en portugués (a nosotros no nos dieron, y por lo tanto ni siquiera tenemos, una copia) y la primera firma estampada en ese documento es la del emperador Pedro I.
Sanguinetti se basa en hechos indiscutibles cuando dice "El abuelo de Artigas, Juan Antonio, y luego su hijo Martín José y su nieto José Gervasio, enfrentaron reiteradamente a los charrúas".Artigas, cuando ofició de blandengue, esto es, de policía del imperio español, se dedicó a perseguir indios infieles, sean charrúas o minuanes y al menos en una ocasión, luego de masacrarlos, entregó un niño a un estanciero para que lo cristianizara, es decir, lo entregó bajo la categoría de esclavo. Ya que estamos sincerándonos digamos que ésta no fue la única hazaña del héroe en ese período, donde logró, bastante antes de 1810, que un cirujano declarara que su enfermedad le impedía montar a caballo y por lo tanto utilizó ese documento para solicitar el retiro del servicio y el cobro del sueldo correspondiente a una especie de jubilación o sinecura, añagaza en la que no cayó el gobernador del momento. El lector podría asombrarse con la continuidad a lo largo del tiempo de ciertas actitudes de algunos funcionarios públicos. Otra hazaña fue recibir una tierra de parte de Azara con el exclusivo propósito de colonizarla, tierra que, debo suponer, vendió sin colonizarla, habida cuenta que en la década del 20 un tercero pretendió venderla (acaso el generoso Artigas la regalara y esté libre de feas sospechas). Más seguro es que, cuando estalla la rebelión en mayo de 1810, se tomó un buen tiempo para rumiar qué camino sería el más conveniente y, mientras tanto, como integrante de la policía española, se dedicó a reprimir el levantamiento y así fue enviado a Entre Ríos y en diciembre persigue y atrapa rebeldes en la localidad de Nogoyá. Estas persecuciones de patriotas a cargo de quien configura nuestra nacionalidad normalmente no configuran nuestros manuales escolares.
Dice Sanguinetti, "Es verdad que producida la revolución un grupo de esos charrúas colaboró con Artigas. No se trataba de una adhesión ideológica sino simplemente de conveniencia y, por eso mismo, nunca se integraban a la fuerza oriental, acampando separados". Esto también es irreprochablemente cierto. A un criollo se le hacía difícil acampar junto a un charrúa o minuán y viceversa, aunque algunos gauchos se refugiaban en sus tolderías, pero lo que aquí importa es que se afirma que no había ninguna adhesión ideológica sino que los charrúas actuaban porconveniencia, cosa que comparto. No sería bueno olvidar que Artigas, o el criollo o español que fuere que utilizó indígenas en sus hazañas, también actuaba por conveniencia y que lasadhesiones ideológicas no figuraban a la orden del día. Digamos, en términos generales, que lasadhesiones ideológicas en aquel tiempo y lugar brillaban por su ausencia y esto incluye, por supuesto, a los gauchos, que obraban por conveniencia u obligados (solía colocarse una línea de tiradores en la retaguardia de los ejércitos para mantener a raya a los plausibles desertores). Es obvio que entre los caudillos tampoco primaban las adhesiones ideológicas sino más bien lasimple conveniencia y apenas un caudillo perdía prestigio, otro lo desplazaba y si era necesario, le separaba la cabeza del cuerpo y así, en una ocasión, un célebre caudillo exaliado de Artigas, Estanislao López, tuvo a bien usar de pisapapeles la cabeza de otro caudillo exaliado de Artigas, Francisco Ramírez, cabeza la cual fue colocada en una jaula (2). En síntesis, estos caudillos no se unían en función de adhesiones ideológicas sino por simple conveniencia, de igual manera, mutatis mutandis, que dos mafiosos o criminales cualquiera hacen una alianza por simple conveniencia y no por ilusorias adhesiones ideológicas. A aquellos caudillos, si apreciamos los fríos hechos, los movía el ansia de poder mucho más que las ideologías, si es que tenían alguna, y no me refiero a ideología como un mundo de ideas, que todo ser humano tiene, sino a ideologíaen el sentido de definirse liberales, republicanos o lo que fuera y para ser bien preciso, la idea de federación para un caudillo como Artigas era entendida como la posibilidad de extender su influencia sobre el mayor territorio posible en función de alianzas con caudillos subordinados. Ahora, eso no obstaba para que los caudillos, aliados o enemigos, tuvieran unas cuantas cosas en común, como usar para su conveniencia a indios, negros y gauchos y también tenían en común algo que afirma Sanguinetti con toda propiedad "Todos nuestros próceres, entonces, hubieron de enfrentar a esta tribu [la charrúa] que estaba muy disminuida pero que había terminado como un refugio para maleantes y contrabandistas". Y acá, como también admite con razón Sanguinetti, existe una continuidad con los gobernantes de la colonia. Unos y otros persiguieron a los infieles en diferentes campañas. El error de Sanguinetti estriba en decir que"Nadie pretendía la exterminación física de esos indígenas rebeldes". La cruda realidad indica que Sanguinetti está radicalmente equivocado y que se contradice en su propio artículo. Si dijo que desde el Artigas abuelo fundador, hasta el Artigas nieto configurador "enfrentaron reiteradamente a los charrúas" y que "Hay abundante documentación al respecto, incluso partes militares de nuestro prócer, en que da cuenta de charrúas que mató en enfrentamientos (fechados en 1797, 1798, 1804 y 1805)" y que "Artigas actuaba simplemente como un soldado del mundo criollo" (3) y que "todos nuestros próceres, entonces, hubieron de enfrentar a esta tribu", ¿cómo deduce, habida cuenta que no quedó ni un charrúa para la foto, que "Nadie pretendía la exterminación física de esos indígenas rebeldes"? Los hechos demuestran que en sucesivas operaciones, tanto el imperio español como las jóvenes repúblicas exterminaron a los charrúas y demás indios infieles de tal manera que la "traza" charrúa resulta "inexistente" en nuestra cultura (yo diría, casi inexistente). No sé cómo adivina Sanguinetti las buenas intenciones de aquellos buenos conquistadores y colonizadores y criollos republicanos con respecto a los charrúas, por mi parte prefiero adivinar las intenciones por sus obras, las cuales, fuera de toda duda, fueron llevadas a cabo con verdadero empeño.
En esta danza por la luz y la sombra, le asiste la razón a Sanguinetti, entra bajo el foco de luz, cuando dice lo siguiente "¿Cómo podía aplicarse lo que aspiraba el Prócer cuando dictó su célebre Reglamento para "fomentar la campaña de la Banda Oriental y lograr la seguridad de los Hacendados"? Ese fue el título y sentido de ese notable documentos (sic) artiguista. Como dicen todos los historiadores que se han asomado al tema con un mínimo de objetividad, esa campaña le tocó a Rivera, como le hubiera correspondiendo a cualquiera otro que ocupara el gobierno". Es verdad, si hubiera ganado Lavalleja aquella primera elección, Lavalleja hubiese hecho lo mismo y llegado el caso, todos estuvieron de acuerdo: el asunto era eliminar a aquella gente y luego, muchos años después, cuando llegó el momento, el asunto fue eliminar al gaucho. También le asiste la razón al interpretar el reglamento de tierras como lo que fue y no como una reforma agraria protosocialista, un eminente delirio. La idea era fomentar la campaña, vieja aspiración española, y dar seguridad a los hacendados, objetivo, este último, que termina de lograrse a fines del siglo XIX. Normalmente, al referirse al reglamento, se menta a las viudas y demás infelices, pero olvida decirse que establece que todo infeliz que se encuentre vagando sin la respectiva papeleta de conchabo será enviado al cepo.
Luego de esta afirmación Sanguinetti decide ejecutar la danza en las sombras para negar los pasos recién dados, "De lo dicho surge claramente que cuando la república recién nacida intenta pacificar la campaña y dar "seguridad a los hacendados", no se estaba frente a ninguna "nación" sino a pequeños remanentes de una histórica tribu que se había ido reduciendo tanto por sus choques como por las deserciones individuales que se iban produciendo". Nos había dicho cuando estaba bajo el foco que "En el Combate del Yí, en 1702, ese ejército misionero derrotó a la tribu charrúa y le infligió enormes bajas. Según los jefes jesuitas, mataron 500 guerreros, lo que suena a mucho pero, en todo caso, su tribu quedó muy diezmada" y que abuelo, padre y nieto"enfrentaron reiteradamente a los charrúas", y ahora, moviéndose en las sombras nos habla de"una histórica tribu que se había ido reduciendo tanto por sus choques como por las deserciones individuales que se iban produciendo". No sé de qué choques habla ¿se referirá a choques entre los propios charrúas? pero lo que queda claro es que, como él mismo dijo, todos, sean los españoles, sean los criollos, persiguieron y masacraron a los charrúas para dar seguridad a los hacendados. Pega otro salto de atleta y vuelve al foco de luz en lo siguiente: cuando nace la República ya se había eliminado a la mayoría de los charrúas, lo que hace la república recién nacida es eliminar al resto y asegurarse que no quede ninguna traza en nuestra cultura, pues luego de eliminar a los varones adultos (muy pocos escaparon) apresaron a las mujeres y niños y los repartieron como esclavos cuidando de separar a las madres de sus hijos, es decir, no sólo se quería eliminar a aquella gente peligrosa sino que se quería eliminar su cultura, como dice, con toda razón, el presidente de la CONACHA. Este dirigente también recuerda algo que Sanguinetti conoce pero prefiere soslayar y es lo siguiente: la república recién nacida le prometió a unos indios cristianizados, esto es, a los guaraníes que tanto alaba Sanguinetti, un lugar donde vivir tras la entrega de las Misiones y así, confiados, viajaron miles de indios con las campanas de sus iglesias y su ganado, ahora bien, los héroes de nuestra independencia, apenas cruzaron la frontera, olvidaron sus promesas y cual rateros, los afanaron abiertamente. Así fue como nos comportamos con los charrúas y minuanes a quienes usamos por conveniencia y luego asesinamos y así fue como nos comportamos con los guaraníes a quienes usamos por conveniencia y luego asesinamos y robamos y dejamos a los sobrevivientes para que pasaran a la categoría de peones de las estancias y de esa manera nos comportamos, desde Tierra del fuego hasta el Río bravo, pues como dice Sanguinetti, y que el lector resuelva si se encuentra en la luz o en la sombra, "Nuestra cultura es la occidental, la que nos ha brindado nuestra lengua española y los valores de libertad, democracia, tolerancia religiosa y solidaridad que nos siguen inspirando".

(1) Permita el lector que use esta bella expresión de Pavese pensada para propósitos más elevados. El artículo de Sanguinetti y el de Delgado Cultelli en http://www.correodelosviernes.com.uy/Charruismo-Rivera-y-la-verdad-historica.asp y http://www.correodelosviernes.com.uy/La-Reaccion-Colonialista-a-la-Reemergencia-Indigena..asp
(2) Si no fue usada de pisapapeles, fue exhibida, embalsamada, en la puerta de un cabildo.
(3) Véase el astuto uso de la expresión "mundo criollo" en vez de la más adecuada pero peligrosa "imperio español".




  
Marcelo Marchese
UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias









LA HISTORIA DEL ROCK, EL JAZZ Y EL BLUES EN TRES INCREÍBLES PLAYLISTS

LIFESTYLE

POR: PIJAMASURF - 09/20/2016

20 TÉCNICAS DE COMPOSICIÓN QUE MEJORARÁN SUSTANCIALMENTE TODAS TUS FOTOGRAFÍAS

ARTE






Videos like this “CURACIÓN CON SÍMBOLOS y AGUA-PRANEOHOM® - Layena Bassols Rheinfelder” - zdravv.ru











No hay comentarios:

Publicar un comentario