viernes, 18 de septiembre de 2015

La palabra de moda: PROTOCOLO

Jean Guillaume, Escuela Francesa de Descodificación Biológica de Christian Flèche
Agua Pura es Vida
MADRID, 9, 10 y 11 de Octubre – MONOGRÁFICO: “TRANSGENERACIONAL” por Jean Guillaume, Escuela Francesa de Descodificación Biológica de Christian Flèche

MADRID, 9, 10 y 11 de Octubre – MONOGRÁFICO: “TRANSGENERACIONAL” por Jean Guillaume, Escuela Francesa de Descodificación Biológica de Christian Flèche

monografico_trasngeneracinal_2

MONOGRÁFICO: ”TRANSGENERACIONAL”
¡¡El objetivo es honrar a nuestros ancestros no en la repetición del sufrimiento sino en la Vida y la Salud!!

Escuela Francesa de Descodificación Biológica de Christian Flèche
Profesor: Jean Guillaume Salles
MADRID, 9, 10 y 11 de Octubre

Conferencia: El Transgeneracional –  Herencias familiares por Amor hacia vosotros por Jean Guillaume

Enlace Vídeo:https://www.youtube.com/watch?v=gykm8TlRLNE
Enlace Audio: 

formacionfleche@hotmail.com
http://www.christianfleche.com/
http://www.puentesdeluz.es/christian_fleche.htm

En Descodificación Biológica se observa el origen del síntoma, de las enfermedades y/o comportamientos desde 3 posiciones temporales que pueden ser experiencis de vida (conflictos), proyecto y sentido parental y los correspondientes a nuestros ancestros o transgeneracionales.
En algunos casos se pueden “heredar” de nuestros antepasados asuntos sin resolver o procesos emocionales que no han sido solventados en su momento y que por amor al clan decidimos asumir con el objetivo de limpiar la carga emocional asociada. Así es como entramos en un programa de “reparación”.
Cuando un duelo no ha podido realizarse y esto puede ocurrir especialmente cuando acontece una situación dramática, como en casos de niños o jóvenes muertos, adultos que murieron bajo causas injustificadas, …. estas muertes provocan cambios vitales en la vida de los que quedan y es posible que la memoria de la carga emocional que hay asociada a dicho evento se pueda manifestar en otras generaciones mediante comportamientos y/o enfermedades que aparecen bajo el principio de fidelidad familiar oculta.
En este Módulo vamos a explorar el espacio tiempo de los ancestros. Descubriremos cómo la historia transgeneracional influencia nuestra vida, a través de nuestros síntomas, nuestras profesiones, pasiones…
¡¡El objetivo es honrar a nuestros ancestros no en la repetición del sufrimiento sino en la Vida y la Salud!!
- Descubriremos también ciertas memorias transgeneracionales que están detrás de síntomas específicos y por qué las historias se repiten. Aprenderemos también cuales son los railes transgeneracionales, causantes de problemas afectivos, con el trabajo, el juicio, síntomas psíquicos y otros.
- Aprenderemos a trabajar a partir de un síntoma y como encontrar la causa en el árbol genealógico. Y como liberar este rail transgeneracional en la memoria inconsciente.
- Aprenderemos como los adultos que mueren jóvenes o los niños muertos en los ascendentes influencian a la descendencia. Y como liberarse del peso del muerto.
- Aprenderemos a encontrar una memoria transgeneracional causante de un síntoma aunque la persona tenga poca información sobre su historia familiar.
- Aprenderemos a trabajar a partir de la lealtad familiar invisible para recuperar nuestro destino

Jean Guillaume Salles

Los cinco errores de la izquierda en el poder

mano
Ahora que la “Operación Amodio” no sólo tuvo su merecido desenlace, sino que disparó el señalamiento de otros canallas de igual catadura y el griterío histérico de algunos analistas alarmados porque la Justicia empieza a poner la mira en actores civiles que participaron abierta o solapadamente en la represión y en la autoría intelectual de la dictadura, y en momentos en que el Frente Amplio es sacudido por la desaceleración de la economía y por feroces disputas entre algunos de sus dirigentes, vemos necesario, y tal vez conveniente, hacer un repaso de los que son, a nuestro juicio, los errores más graves que ha cometido la izquierda desde que es gobierno.
El primero de todos los errores es ignorar, o querer olvidar, que en el mundo hay izquierda y hay derecha, y que esta realidad es fatal, indeleble y universal.
Eso tiene algunos corolarios que nadie en la izquierda debería menospreciar y que, lamentablemente, han quedado arrumbados en algún rincón de la memoria.
El principal es el de no confiar nunca en los cantos de amistad o de lealtad de los poderosos. Aunque vayan a comer a tu casa los 1º de Mayo o te den la oportunidad de tomar un whisky con ellos en un yate sobre la costa de la Isla Gorriti, hay una línea divisoria entre pobres y ricos que separa las aguas cuando se trata imaginar los proyectos sociales y construir la acción política.
Por el contrario, hay que tener siempre presente que la más delicada, elegante, burguesa y educada señora de lo que antes se llamaba clase dominante y hoy los marketineros denominan segmento ABC1, no dudaría en envenenar todas las cañerías del abastecimiento hídrico urbano si viera peligrar sus privilegios. Eso es más viejo que el agujero del mate, desde el medioevo y aun antes, y tan moderno como los drones que disparan impunemente misiles teledirigidos contra las ventanas de un palacio de Medio Oriente con precisión milimétrica.
El segundo es que no cabe esperar nunca piedad, porque aun cuando les hayas dado a los poderosos todos los beneficios, y aunque hayan multiplicado sus fortunas, las clases dominantes siempre aprovecharán la oportunidad de apuñalarte por la espalda, como lo hacen en nuestro país las cinco grandes cámaras empresariales, que no reconocen ni un solo acierto y culpan al gobierno frenteamplista de todos los males del mundo.
Dicho esto, como dice el tango, de la derecha no esperes nunca una ayuda ni una mano ni un favor.
Y al hablar sobre este segundo pecado, debemos señalar el abandono que ha hecho la izquierda de un discurso político que caracterice la época, que ubique quiénes son y dónde están los enemigos del proceso de cambio a escala global, regional y nacional; que defina el carácter continental y latinoamericano de la transformación democrática y liberadora que se proponen nuestros países; la idea de una sociedad avanzada superadora del capitalismo, la táctica de acumulación y de construcción de un amplio bloque progresista y la estrategia de la unidad de las fuerzas políticas y sociales que representan a la gran mayoría de la sociedad y, sobre todo, a las capas medias y los sectores más humildes.
El tercer pecado, y tal vez el más imperdonable de la izquierda, es haber ignorado el papel nefasto, todopoderoso y contrarrevolucionario de los medios de difusión de la derecha en la desinformación ciudadana, y la responsabilidad de estos medios en la construcción de una conciencia consumista, conservadora, discriminatoria y egoísta.
Semejante catástrofe ideológica constituye –no cabe hacerse el distraído– una verdadera claudicación histórica. No es inocente esta inobservancia de los principios; por el contrario, es cómoda, superficial, culpable y, probablemente, dolosa.
El tímido intento de replantear el esquema de poder del más poderoso de todos los medios –la televisión– terminó reforzando a los dueños del poder y contribuyendo a la concentración mediática.
Y lo peor es que no hubo casi ninguna voz en la izquierda que se animara a desafiar semejante despropósito y, por el contrario, me temo que algunos operadores de la izquierda jugaron a favor de los que ganaron la pulseada.
El problema de los medios de comunicación y el monopolio mediático de la derecha es el principal problema de la batalla cultural.
Y la debilidad de la izquierda para asumir el problema y enfrentarlo es una señal de cobardía política inexcusable.
Incluyo a casi todos los medios: los informativos, los magazines matutinos, los programas de debates y hasta los supuestamente cómicos, las portadas de los diarios y los principales columnistas.
Incluyo, entre otros, también a algunos de los más destacados periodistas: Gerardo Sotelo, Federico Leicht, Gabriel Pereyra, Nelson Fernández, Ignacio Álvarez y Claudio Paolilllo, para que se visualice bien por dónde pasa lo que hace algunos años la ministra María Julia Muñoz bien llamó “el eje del mal”.
Hágame caso, lector. Mire y haga una lectura política de la información; va a encontrar que todo está instrumentado para perjudicar a la izquierda, mientras se olvidan u ocultan las tropelías que se cometieron en este Uruguay, al menos, en todos los gobiernos entre los años 1955 y 2005, antes de los gobiernos del Frente Amplio.
Para terminar con este tercer pecado no quiero que se olvide la responsabilidad de los grandes medios, y especialmente, de El País, en la dictadura.
El País, sin lugar a dudas, es mucho más culpable que Amodio Pérez. Fue el mayor instrumento del plan fascista desde mediados de la década del 60; fue muchísimo más poderoso e influyente que la tortura, y además se benefició económicamente, obteniendo las mayores prebendas del gobierno de facto. Si alguna vez se desnuda el papel de los civiles en el fascismo, el diario El País será el actor principal.
El cuarto error imperdonable es no haber realizado auditorías al acceder al gobierno, en 2005. Así, la izquierda se privó de tener una radiografía completa de la situación en que los partidos Colorado y Nacional dejaban el Banco Central, la OPP, el Banco de la República, el Banco Hipotecario, el Banco de Seguros, la Corporación para el Desarrollo, las empresas públicas (en las que, en general, no se invirtió un peso en cincuenta años) y los ministerios, que quedaban llenos de amigos y clientes, mientras se había impedido el ingreso de uruguayos imprescindibles para reponer los cargos vacantes mediante concursos limpios, como los que hizo el Frente. No hay que olvidarse de que estos personajes, que hoy reclaman participar en los directorios de los entes y las empresas públicas, hace veinte o treinta años expedían una tarjeta de recomendación para obtener un préstamo social del BROU, un teléfono o tramitar una jubilación. Hasta para ser cabezudo en los corsos de carnaval se necesitaba recomendación de un diputado blanco o colorado.
Nunca se investigó, y mucho menos se difundió, la situación económica (hay información de que el BROU y la CND, por ejemplo, tenían patrimonios negativos; habían quebrado técnicamente), ni la situación en que estaban las investigaciones parlamentarias que condujeron Víctor Rossi y Pablo Mieres sobre la crisis del sistema financiero, ni los sumarios –y aun denuncias penales– que involucraron a gente como los colorados César Rodríguez Batlle, Ariel Lausarot, Salomón Noachas, Jorge Sacchi (estos dos sí procesados por abuso de funciones), Daniel Cairo, Milka Barbato, Eva Holtz, y los blancos Carlos Rodríguez Labruna, Pablo García Pintos, Rosario Mederos, Ángel Alegre (actual secretario del Congreso de Intendentes), Luis Ovalle y tantos otros, algunos de los cuales aumentaron enormemente sus patrimonios en la terrible crisis de 2002, cuando tantos uruguayos de a pie perdieron todo.
Ojalá se pudieran retomar los documentos que haya del período 1985-2005, ahora que van a hacer cola para pegarle al Frente Amplio aprovechando nuestras diferencias, curiosamente amplificadas entre nosotros mismos en una carnicería suicida. Ahora que empezaron a marchar presos civiles comprometidos con la dictadura, sería hora de que empezaran los procesos a los civiles que fueron el verdadero cerebro de ésta. A todos los que actuaron en un período que incluyó al Escuadrón de la Muerte y a la Operación Zanahoria y, sobre todo, a los que se aprovecharon de la corrupción de los gobiernos colorados y blancos entre 1985 y 2005.
El quinto error es que la academia y –sobre todo– la fuerza política, no se hayan ocupado lo suficiente del tema de la “historia reciente”, período que yo centraría en lo que sabiamente Tabaré Vázquez se propuso investigar en materia de violaciones a los derechos humanos, o sea, el que va desde el gobierno semidictatorial de Jorge Pacheco Areco hasta el fin de la dictadura, pero que se extendería hasta el 1º de marzo de 2005. Ahí hay innumerables responsabilidades sin dilucidar y sin adjudicar.
Pero más importante, si se quiere, es la investigación, la información, la comunicación y el debate acerca del pasado reciente, ya que el conocimiento que podamos acumular, adecuada y ampliamente difundido y discutido utilizando los medios masivos, la literatura, el teatro, la comunicación audiovisual y el arte, es un arma cargada de futuro.
No por nada el dos veces presidente Julio María Sanguinetti ha hecho de la “historia reciente” su objetivo principal. Él y sus seguidores, aduladores y periodistas funcionales encabezan una gigantesca campaña para apoderarse de ella a través de libros, artículos y programas periodísticos emitidos por los canales abiertos y de cable que están en manos de sus amigos y clientes. Ya hemos descrito varias veces toda la formidable distorsión que Sanguinetti hace de nuestra “historia reciente”.
No quiero terminar esta nota editorial sin compartir con los lectores la del estribo. El peor error de la izquierda son las rencillas internas, las declaraciones rimbombantes de algunos dirigentes frenteamplistas disputando con otros, amplificadas por las tapas de los grandes medios de la derecha. Es demasiado raro lo que está pasando para no sospechar que se está metiendo una mano negra, máxime cuando están, además, fogoneadas por los llamados “operadores” en las redes sociales y en cuanto espacio hay disponible para poner explosivos en la interna del Frente Amplio.
Yo no creo en brujas, pero que las hay, las hay.




stunning_photographs_22

stunning_photographs_20
stunning_photographs_16

http://38.media.tumblr.com/20e70d17889c59bf383637d33be22d5d/tumblr_njn09bOi1j1thk6vpo1_1280.gif



stunning_photographs_17

Seguridad: el camino hacia un estado policial




La palabra de moda: PROTOCOLO

Seguridad: el camino hacia un estado policial

Seguridad: el camino hacia un estado policial
Detenido ©adhocfotos

La política del miedo triunfó. No hay ninguna duda. Los ciudadanos exigen cada vez más policías, más armas, más represión. El Ministerio del Interior responde con más tecnología, más planes técnico-tácticos, más cámaras, más software de vigilancia, más infraestructura y logran cada vez más recursos. Sin embargo, los delincuentes van ganando la batalla. La estadísticas muestran que una de cada cinco personas ha sido víctima durante los últimos dos años. La fractura social se acentúa, las ciudades ya delinean límites internos y la gente acude cada vez más a la justicia por mano propia. Pero nadie parece percatarse que uno de los problemas mas graves es que tenemos una policía poco profesional, mal formada y sobre todo ausente en la presencia diaria y cotidiana.
El Ministerio del Interior es de los más favorecidos en el Presupuesto Quinquenal, el Ministro muestra aviones y traerá helicópteros, se fortalece a la Guardia Republicana casi casi para crear una Guardia Nacional. Pero si los ciudadanos no perciben que están más seguros, el gasto es inútil. 












Sumo Waggle Adventure - Lomaas River, Skanland, Norway - by Arild Heitmann (Aurorae, Highly Commended)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La larga y deliberada preparación del SARS-CoV-2 y sus «vacunas»

La larga y deliberada preparación del SARS-CoV-2 y sus «vacunas» https://extramurosrevista.com/la-larga-y-deliberada-preparacion-del-sars-co...